Lo único que me mantenía...